Nuevas recetas

Cena con el enólogo de Piamonte Gianpaolo Manzone

Cena con el enólogo de Piamonte Gianpaolo Manzone

Gianpaolo Manzone representa la sexta generación de su familia involucrada en el negocio del vino en un aspecto u otro. Su familia tiene dos parcelas de tierra que suman 24 acres debajo de la vid. Además de ser el enólogo, Gianpaolo también es el administrador del viñedo de esta propiedad que se encuentra en dos ciudades diferentes en medio de la región de Piamonte. Recientemente cené con Gianpaolo en Ristorante Morini en Nueva York. La velada fue fascinante por una multitud de razones, pero dos en particular me destacaron. Estaba muy apasionado por lo que hace; ese amor e intensidad por su vocación brotan de él en ráfagas fuertes y descriptivas. Este es un hombre al que no solo le encanta cuidar sus viñedos y elaborar vino, sino que también le encanta compartirlo con la gente y explicar lo que hace. El otro elemento cautivador fue lo diferente que trata cada vino que elabora. Un ejemplo sería la uva Nebbiolo. Lo utiliza para elaborar tanto un vino varietal como varios Barolos. Sin embargo, tiene diferentes regímenes de producción y barrica para cada uno. Al tratar a cada uno de manera diferente, está permitiendo que las uvas en cuestión brillen de manera más prominente de lo que lo harían de otra manera. En el transcurso de la noche probamos nueve vinos, incluido un par de Barolos un poco más antiguos que ayudaron a formar un mini-vertical. Esa noche tuve varios favoritos.

Paolo Manzone 2010 Dolecetto d’Alba "Magna" DOC - La fruta de este vino provino de viñas ubicadas aproximadamente a 375 metros sobre el nivel del mar. Esta oferta está compuesta íntegramente por Dolcetto. La fermentación y crianza se realizó en depósitos de acero inoxidable. Se produjeron 1,250 cajas de este vino y tiene un precio minorista sugerido de $ 17,99. En nariz destacan los aromas de fresas silvestres. En boca está salpicado de cereza Bing y abundantes especias. El cuero, la pimienta blanca y la tierra se evidencian en el final que tiene una buena longitud. Gianpaolo indicó que le encanta poner solo un toque de frío en su vino en un clima cálido y disfrutarlo con comidas a la parrilla. Tengo que estar de acuerdo, funcionaría muy bien de esa manera.

Paolo Manzone 2011 Barbera d’Alba "Fiorenza" DOC - Este vino 100% Barbera se ha elaborado a partir de fruta procedente de dos viñedos. La fruta se recogió a mano; Siguió la fermentación en acero inoxidable a temperatura controlada. Se produjeron solo 150 cajas de este vino y tiene un precio minorista sugerido de $ 21,99. Los aromas de cereza negra son prominentes en la nariz junto con sutiles toques de violeta. La cereza y los trozos de frambuesa roja dominan el paladar, impecablemente equilibrado e incluso aquillado. Tierra y mechones de guinda amarga son parte del largo final. Los taninos aquí tienen algo de mordedura pero retroceden con el aire. El ácido firme mantiene las cosas bajo control. Este vino fue un partido estelar para una chuleta de cerdo a la plancha.

Paolo Manzone 2009 Nebbiolo d’Alba "Mirine DOC - Las cepas obtenidas para este vino tenían diez años de edad en el momento de la vendimia. Esta oferta es completamente Nebbiolo. La fermentación y maceración se realizó en acero inoxidable; Siguió la crianza en barricas de roble francés. Se produjeron 580 cajas de este vino y tiene un precio minorista sugerido de $ 37,99. La nariz maciza de este vino prácticamente salta de la copa y atrapa tus sentidos. Los toques de violeta y especias se unen con un toque de ciruela. La sensación en boca es lujosa y exuberante con frutos rojos y morados unidos por trozos de sabrosas hierbas. El final largo está marcado por mucha terrosidad y especias continuas. Los taninos medios y la acidez firme proporcionan una estructura excelente. Este vino tiene un valor notable.

Paolo Manzone 2009 Barolo “Serralunga” DOCG - Las cepas de este Barolo tienen una edad de 15 años. Es 100% Nebbiolo. Tras vendimia manual y fermentación se envejeció en grandes barricas de roble francés. Se produjeron 1,000 cajas de este vino y tiene un precio minorista sugerido de $ 59.99. Aromas de arándanos secos y violetas rojas emergen de la nariz ligeramente reservada de este vino. En el paladar son evidentes toneladas de sabores de frutas negras. El té negro, la pimienta y los trozos de tierra están presentes en el persistente final. Es un vino profundo y concentrado con taninos firmes. Todavía es bastante joven y un poco cerrado en este momento, así que decantelo si lo va a beber durante los próximos años. De lo contrario, déjelo por un tiempo y disfrute de su evolución. Aquí hay un hombre que no solo ama cuidar sus viñedos y elaborar vino, le encanta compartirlo con la gente y explicar lo que hace.

Paolo Manzone 2007 Barolo “Serralunga” DOCG - Probamos esta añada algo más antigua de la Serralunga Barolo. Un par de años más de tiempo en botella han hecho maravillas. Partiendo de la nariz grande, atrevida y embriagadora, el 2007 es un vino mucho más abierto. El paladar también es más atrevido y un poco más gordo con frutas más brillantes y sabores en general más jugosos. Tiene un final impresionantemente largo con frutos rojos salpicados de especias y terroso que se unen para formar un impresionante núcleo de sabores. Algunas de las diferencias son variaciones de época. Pero este vino se elabora de la misma manera año tras año de las mismas cepas, degustarlas una al lado de la otra es una pequeña ventana al inicio del proceso de envejecimiento. Todo lo dicho este vino es solo el comienzo de su gran ventana para beber. Mire a su alrededor, es posible que todavía encuentre algunos en una buena tienda de vinos cerca de usted.

Paolo Manzone 2009 Barolo “Meriame” DOCG - El fruto de este vino procede de cepas con 60 años de edad. Esta oferta es 100% Nebbiolo. Después de la vendimia manual y la fermentación a temperatura controlada, el vino envejece en grandes barricas de roble francés. Se produjeron 500 cajas de este vino y tiene un precio minorista sugerido de $ 79,99. Los aromas de frambuesa roja lideran la nariz abierta y acogedora de este Barolo 2009. Los sabores de cereza y otros frutos rojos dominan el paladar impresionantemente estructurado y profundamente estratificado. Minerales, tierra, hierbas saladas y frutas ácidas se evidencian en el final prodigiosamente largo. Al igual que el otro Barolo de 2009, este también se beneficiará de un tiempo en bodega. Si lo está bebiendo ahora, decante y combínelo con alimentos sustanciales y con mucho sabor.

Los vinos de Paolo Manzone son productos artesanales realmente fabulosos. Su cartera muestra una serie de uvas que prosperan en Piamonte, así como una variedad de estilos adecuados para ellas. También ofrecen cantidades variables de valor relativo. Los Barolo's tienen un precio bastante razonable para el nivel de calidad y sofisticación que ofrecen. El Dolcetto y Barbera ofrecen una inversión superior a la media y el Nebbiolo está cerca de ser un robo absoluto. Estos son vinos reales que muestran un sentido de lugar, hechos por un hombre apasionado que ama tanto lo que hace que prácticamente se puede saborear su celo en cada botella.


Vinos de Piamonte

Estuve trabajando en un viaje a Piedmont a principios de mayo y no puedo agradecer lo suficiente a esta junta por tanta información valiosa. Se han reservado restaurantes, pero me ha preocupado encontrar vinos asequibles. Le pedí ayuda a un amigo porque pensé que era un tipo muy inteligente en vino.

no sabía que actualmente es miembro del Gremio de Maestros Sommeliers y ex vicecomandante de la Hermandad Internacional de los Caballeros de la Vid. Línea de fondo

Sam, el Master Sommelier, me dio consejos que son demasiado buenos para no compartirlos. Para aquellos que vayan a Piamonte y que se sientan abrumados por las opciones (y los precios), esto puede ayudar.

¡Eres absolutamente el MEJOR! No puedo agradecerles lo suficiente.
_______________________________________________________

Hola, Nancy. Bueno ... aquí está ... una historia corta y, con suerte, útil

por cierto: para la comida y el vino ¡PODRÍA ser su guía!

Italia consta de veinte regiones, cada una de las cuales produce vinos a partir de una variedad de uvas. Piamonte, literalmente "al pie de las montañas", es una de las regiones vitivinícolas más importantes del país. Tiene una superficie muy grande designada como DOCG, la calificación más alta en cuanto a calidad para los vinos, así como DOC, la segunda calificación más alta en calidad para los vinos. Todo esto está sujeto a la regulación gubernamental que, junto con Francia, es quizás la más estricta del mundo.

Los vinos más famosos de Piamonte son quizás El Rey de los Vinos, Barolo, seguido por El Príncipe de los Vinos, Barbaresco. Estos vinos son generalmente bastante caros y requieren varios años de envejecimiento antes de su consumo. También se sirven mejor con alimentos y comidas más grandes, en general. Ambos están elaborados con uva Nebbiolo.

Por suerte (no realmente), Piamonte también es famoso por la Barbera, la uva más plantada en Piamonte. Tanto Alba como Asti son grandes productores de vinos de Barbera. Estos vinos son cerezas frescas, grosellas negras y ciruelas que son muy amigables con la comida y, en general, muy bien de precio. Son vinos deliciosos. También, subestimados por muchos, son los vinos elaborados con la uva Dolcetto. Esta uva produce un vino tinto afrutado sencillo destinado al consumo diario, especialmente con platos más ligeros, pastas, pizzas, hamburguesas, etc.

Gavi es una denominación DOCG del este de Piemontese que produce excelentes vinos blancos de la uva Cortese. Se trata de vinos refrescantes, de alta acidez con capacidad para complementar el pescado.

Por lo tanto, si está buscando excelentes vinos a un precio excelente para combinar fácilmente con la mayoría de los alimentos italianos, estos se mantendrán por sí mismos.

Ahora: unas palabras sobre las cosechas. 2010 es una de las mejores cosechas de Piamonte que se recuerdan recientemente. Wine Spectator lo calificó con 96-99 puntos, con la respuesta final pendiente de más degustaciones, ya que muchos vinos de 2010 se están lanzando por primera vez ahora. 2008 también fue estupendo. 2009 fue muy bueno, entre los dos primeros que enumeré. 2007 fue excelente, con una calificación de 95 puntos. Habiendo dicho todo eso, el adagio de que los grandes enólogos hacen grandes vinos en años de poca cosecha es cierto. Afortunadamente, no necesita más información que 2007, 2008, 2009 y 2010 son bastante buenos, por lo que no se necesita un conocimiento enciclopédico de clasificaciones de cosecha ni de la aplicación Wine Spectator.

Eso es todo por las generalidades. Permítame hacer algunas sugerencias específicas, y aquí es donde le daré más información que deseaba, estoy seguro

• Produttori Del Barbaresco 2009: un Barbaresco que cotiza a 37 dólares (EE.UU.) y tiene 93 puntos. Es una de las cooperativas más importantes del mundo. Su Barbaresco 2008 es 01 + puntos a $ 37
• Fratelli Manzone Barolo Mercatto 2007: un Barolo calificó 93 puntos que se vende a $ 35.
• Bruno Giacosa Dolcetto d ”Alba 2012: JOVEN, GRAN ENÓLOGO $ 25
• BRUNO GIACOSA BARBERA D ”ALBA 2011 A $ 30 MASSOLINO BARBERA D” ALBA 2012 $ 25
• Bruno Giacosa Barbera d’Alba 2011 a $ 30 y Massolino Barbera D’Alba 2012 a $ 25.
• Cascina Chicco Barbera d’Alba Greanera Alta 2012, 91 puntos, $ 19
• Domenico Clerico Barbera d ”Alba Trevigne 2010: 91 puntos, $ 25
• Broglia Gavi La Meirana 2012: White Peach / pomelo a $ 25, 90 puntos
• Vietti Nebbiolo Langhe Perbacco 2010 90 puntos, $ 25: misma uva que se usa en todos los Barolos y Barbarescos. ¡EXCELENTE ENCUENTRO!
• Armando Parusso Nebbiolo Langhe 201190 puntos, $ 22: nuevamente, la uva Nebbiolo utilizada exclusivamente en la producción de vino Barolo y Barbaresco: excelente hallazgo.
• La Ca ’Nova Barbaresco 2009: $ 38: ¡gran descubrimiento!
• Michele Chiarlo (un productor de renombre mundial) Barbera d ”Asti Superiore Le Orme 2010 alrededor de $ 15.
• Cortese Dolcetto d ”Alba 2011, Barbera d” Alba 2011, Barbera d ”Alba Morassina 2011: todos $ 17- $ 35
• Cortese Langhe Nebbiolo 2010 a $ 24.
• Marchese Di Gresy: Dolcetto d’Alba Monte Aribaldo 2011 ($ 21) y Langhe Nebbviolo Martinenga 2011 ($ 23) de una de las fincas más hermosas del Piamonte con vistas espectaculares de Barbaresco (intente visitar).
• Massolino Dolcetto d’alba y Barbera d’Alba 2011 elaborado por los hermanos Franco y Roberto Massolino a $ 20- $ 25. Su Langhe Nebbiolo 2010 obtuvo 90 puntos y se vende a 35 dólares.
• Giorgio Pelissero Dolcetto d’Alba Munfrina Y Augenta 2011 son 90 puntos a $ 18. Esta es una finca de primer nivel ubicada en Barbaresco. Sus Langhe Nebbiolo 2011 y 2010 tienen una calificación de 90-91 puntos y se venden al por menor en alrededor de $ 30.
• Preunotto Dolcetto d’Alba 2011 $ 15 y Barbera d ”Asti Fiulot 2011 $ 15.
• Albino Rocca Dolcetto d’Alba Vignalunga 2011 y Barbera d’Alba 2011 cuestan entre $ 17 y $ 18. Otros de sus vinos son excelentes.
• Bruno Rocca Barbera d’Alba 2010 a unos 30 dólares.
• Paolo Scavino Rosso Da Tavola 2011 y Dolcetto d’Alba 2011 Y Barbera d’Alba 2011, todos por debajo de $ 25 tienen una alta calificación.

Finalmente, si gana la Lotería Italiana, obtenga una botella de Angelo Gaja Langhe Sri Tildin o Sori San Lorenzo 2010: ¡la venta al por menor cuesta alrededor de $ 500!


¿Alguna vez has oído hablar de la fugascina o goblin en inglés? Luego hay que ir a Mergozzo, en la provincia de Novara, y dirigirse a Al Vecchio Fornaio Pasticcere. Aunque también se le llama "muffin dulce": se coloca finamente, se hornea en el horno y luego se corta en cuadritos.

Foto: Fundación Slow Food

Ramassin es el nombre de la ciruela de damasco en dialecto que se cultiva desde la antigüedad en los valles alrededor de Saluzzo. La recolección de los frutos es un proceso precario ya que son delicados y perecen rápidamente. Son muy dulces y se pueden comer frescos, pero también secos, en conserva o en mermelada.


Realice un viaje mágico a Piamonte Italia para visitar los vinos de reyes y reinas

En la esquina noroeste de Italia se encuentra una de las regiones vinícolas más mágicas del mundo que produce algunos de los mejores vinos del mundo. Piamonte es una región italiana como ninguna otra. Compartiendo sus fronteras con Francia y Suiza, es una región pintoresca de montañas y valles, invadida por viñedos, castillos y una cocina increíble. Una vez que la sede del imperio de Saboya, desde el siglo XIX, Piamonte ha sido conocido por su Barolo y Barbaresco, el vino de reyes y reinas, deliciosos vinos dignos de anhelo elaborados con la uva Nebbiolo que se encuentran entre algunos de los vinos más codiciados de el mundo.

La influencia de Francia, especialmente en el vino y la cocina de la región, es obvia, lo que hace que visitar la región sea una experiencia como ninguna otra. Mientras viaja por las colinas de bodega en bodega, deteniéndose en humildes trattorias o en un puesto de granja local para su comida, a menudo tendrá que recordarse a sí mismo que en realidad está en Italia y no en esa otra región al otro lado de la frontera en Francia. famoso por el vino que elabora con Pinot Noir.

Sin embargo, aunque Piamonte siempre ha estado en el radar como destino para viajeros y coleccionistas de vino, eso no significa que la región, o su vino, también comparta el elevado precio de las regiones vinícolas como Borgoña, solo tienes que saber dónde ir. Vamos.

36 obsequios y artilugios para quien ama las bebidas

Llegar a Piamonte desde el resto de Italia es bastante simple, siempre y cuando esté dispuesto a alquilar un automóvil, la mitad de la diversión es conducir por las colinas sinuosas mientras rebota de bodega en bodega, haciendo nuevos descubrimientos en el camino. Recomendamos tomar el tren a Turín, la ciudad más grande de Piamonte y de fácil acceso desde las otras ciudades principales de Italia, o volar directamente a Milán, que está justo al este de la región, y luego alquilar su automóvil en cualquiera de las áreas metropolitanas para conducir hasta la región vinícola. .

Primera parada, un vino inesperado

Al dejar atrás las ciudades metropolitanas por las colinas de la región vinícola, la primera parada en su aventura en la bodega no será para el Barolo y Barbaresco por los que la región es conocida, sino para el vino Ruché elaborado por Luca Ferrari. Si bien la región puede ser famosa por Nebbiolo, solo cinco comunas en Piamonte pueden usar ese Nebbiolo para hacer Barolo y solo otras tres pueden usarlo para hacer Barbaresco, lo que deja mucha tierra para otros vinos fantásticos, Ruché es uno de ellos.

Ferrari heredó la bodega de su padre e inmediatamente decidió comenzar a experimentar con las uvas autóctonas menos conocidas de la región, creando vinos de Barbera, Ruché y Grignolino. En sus experimentos, viajó a los EE. UU. Donde recibió la tutoría de Randall Grahm, y la pasión de Grahm por la experimentación también se puede ver claramente en los vinos de Ferrari. Después de probar todo lo que Ferrari tiene para ofrecer, considere una parada en el centro de la pequeña ciudad que Ferrari tiene como hogar, Castagnole Monferatto. Hay una iglesia pintoresca, vistas pintorescas y el restaurante Da Geppe, un lugar humilde para disfrutar de un delicioso almuerzo y unas copas más de vino.

Hacia el país de Barolo

Desde Castagnole Monferatto y el fantástico Ruché de Ferrari, diríjase al corazón del país de Barolo. Este es el oro líquido que buscó en primer lugar, por lo que tiene más sentido quedarse en esta área del Piamonte también. Si bien podría quedarse en un hotel, si ese es su deseo, Italia también tiene fabulosos agroturismos que le permiten quedarse en una granja o viñedo en funcionamiento y algunos incluso pueden ser bastante lujosos.

Uno de esos agroturismos de alto nivel es Villa Tiboldi, aunque no es el más céntrico, esta bodega y hotel es un lugar fantástico para alojarse, aunque en realidad preferimos ir aquí por el excelente restaurante de Tiboldi en lugar de dormir. El restaurante tiene un menú de degustación tradicional piamontesa de cincuenta euros que incluye maridaje de vinos, que por ese precio es una ganga. No encontrará una mejor oferta en una comida de tan alta calidad. Vale la pena reservar con anticipación y pedir una mesa en el borde de la ladera.

El pueblo de Barolo

Nuestro agroturismo de elección está un poco más cerca del centro de todo y es propiedad del enólogo Gian Paolo Manzone y su esposa Luisella en la comuna de Serralunga d’Alba. La familia de Manzone ha estado en el negocio del vino durante seis generaciones y sus Barolos son realmente espectaculares. Si bien las excavaciones no son tan elegantes como las que encontrará en Villa Tiboldi, es un verdadero placer quedarse con él y su esposa en su viñedo, despertarse cada mañana con el sonido de una bodega repleta de trabajo e irse a dormir. cada noche después de servirte otra deliciosa botella de su vino. El vino de Manzone nunca ha recibido el reconocimiento internacional de algunos de los productores de renombre de la región, lo que es para su beneficio, porque esto significa que puede conseguir un estuche para llevar a casa a un precio muy asequible.

Si decide quedarse con Paolo y Luisella, haga una de sus reservas para cenar en el camino en Trattoria della Posta. Es un lugar en el que los Manzones cenan para ocasiones especiales, y fue durante esta experiencia gastronómica que aprendimos de Luisella que los vinos de la zona que solo están etiquetados como Nebbiolo en lugar de Barolo o Barbaresco son el pequeño secreto piamontés. Explicó que los vinos Nebbiolo tienen un gran valor porque no tienen la etiqueta Barolo y, por lo tanto, son mucho más asequibles. Nos dijo que es el vino que piden en buenos restaurantes para que puedan beber un vino similar al Barolo, sin pagar el precio de Barolo.

Desde el viñedo Manzones & # 8217, está en la posición perfecta para ver otros dos fantásticos productores de Barolo que también han pasado desapercibidos. ¡Solo querrás asegurarte de tener suficiente espacio en tu maleta! La primera bodega que debes visitar es Sobrero, ubicada cerca de Manzone en Castiglione Falletto. Fundada en 1940 por los abuelos del actual enólogo, Sobrero elabora deliciosos Barolos, Barberas y Dolcettos. Asegúrese de tomar una botella de su Nebbiolo también antes de irse. Tiene un nivel de calidad igual a su Barolo, solo que sin el nombre elegante.

La vista desde una casa en el pueblo de Barolo

Después de una visita a Sobrero, diríjase al Castello Di Verduno, que se encuentra en un antiguo castillo en el centro de la comuna de Verduno. Cuando llegue para su visita, pida ver la bodega histórica ubicada en las catacumbas del castillo. ¡Definitivamente son un sitio único! Una vez en la bodega, encontrará botellas que se remontan al siglo XIX, pero desafortunadamente, a menos que venga con miles de dólares en el bolsillo, es probable que no se incluyan en su degustación. Además de la bodega, Castello también opera un agroturismo y un restaurante, lo que lo convierte en un lugar ideal para quedarse y cenar.

Después de visitar estas bodegas, diríjase a la ciudad de Barolo para ver cómo este increíble vino se convirtió en un éxito internacional. Si bien el centro de la ciudad puede ser un poco turístico, nos encanta que haya tantas pequeñas tiendas y lugares de interés para visitar, incluido el Museo del Vino Barolo. Después de un recorrido por el museo, que debería durar algunas horas, no dude en visitar las salas de degustación satélite de algunas de las regiones más grandes denominadas productores Barolo, que también se encuentran en el centro de la ciudad. Si bien estas experiencias definitivamente se sentirán más corporativas que las bodegas recomendadas arriba (y abajo), los vinos siguen siendo fantásticos y vale la pena probarlos si está de humor.

Otra bodega que se ha vuelto más corporativa a lo largo de los años, pero a un corto trayecto en coche del centro de la ciudad de Barolo y que merece una parada, es Damilano. Si bien es mejor llamar con anticipación y hacer arreglos para visitar las otras bodegas que hemos mencionado, una visita a Damilano no requerirá una cita en absoluto, simplemente venga y alguien debería estar feliz de brindarle un recorrido y una degustación. La sala de barricas de Damilano es particularmente impresionante, así que no te la pierdas.

Un viaje al vino de las reinas

Después de experimentar plenamente todo lo que Barolo tiene para ofrecer, es hora de una visita a Barbaresco, para experimentar el lado más femenino de la uva Nebbiolo. Si se dirige a Barbaresco desde el área de Barolo un martes o sábado, primero deténgase en la ciudad de Alba y tome algo de comida para el día en el mercado de agricultores al aire libre. Está ubicado directamente en la plaza central.

La ciudad de Alba vista desde las colinas

Una vez que haya agarrado la comida y finalmente esté en camino, definitivamente querrá visitar dos de nuestras bodegas favoritas de Barbaresco, pero deberá hacer arreglos con anticipación con ambas para pasar.

El primero de los dos es Cigliuti, que está dirigido por Renato Cigliuti y sus dos hijas, Claudia y Silvia, aunque en este punto las hijas realmente están dirigiendo el espectáculo. Claudia y Silvia se dividen cada una de las tareas de la bodega, una supervisando el viñedo y la otra supervisando el proceso de vinificación. Combinados, crean algunos de los mejores Barbaresco que hemos probado. Es imperativo que te vayas con algunas botellas. También saluda a su perro del viñedo, es un verdadero amor.

Cata de vino en Socre con Marco Piacentino

Desde Cigliutti doubleback hasta Socre donde la vinificación también es un asunto familiar. Marco Piacentino y sus hijos son arquitectos de formación que habían abandonado el área para trabajar en las grandes ciudades italianas, pero recientemente han regresado a la histórica tierra familiar de los antepasados ​​de Marco y han descubierto que son bastante buenos no solo en el diseño de edificios sino también en haciendo vino. Tampoco está de más que la tierra que pertenecía a la familia de Piacentino comparte frontera con el productor Barbaresco más famoso de todos, Gaja.

Una vez que esté lleno de vino de Socre y su baúl esté lleno de botellas, antes de dejar el área, diríjase unos kilómetros por la carretera hacia la ciudad real de Barbaresco. Aquí, como en Barolo, encontrarás algunas tiendas y salas de degustación, pero el sitio que realmente te interesa es La Torre de Barbaresco. Construida en el año 1000, la torre es un sitio bastante impresionante, y la ciudad ha construido una plataforma de observación que le permite subir a la cima y disfrutar de las impresionantes vistas de los viñedos circundantes, definitivamente vale la pena detenerse.


Carnes piamontesas

Vitello Tonnato

Este plato tradicional piamontés está hecho con ternera asada en rodajas muy finas y cubierta con una salsa de atún. Es un primer plato típico de los restaurantes.

Brasato al Barolo

Una de las mejores comidas que tuvimos durante el viaje, Brasato al Barolo se prepara con carne de res a fuego lento en Barolo. Tiene sabores ricos y la carne se vuelve tan tierna que puedes cortarla con un cuchillo de mantequilla.

Conejo

No se ve conejo en los menús con demasiada frecuencia en los estados, pero se come comúnmente en Piedmont. A menudo se usa para rellenar plin o se sirve en otros platos de pasta.

Sarro

La cocina piamontesa está influenciada por los franceses, y su amor por el tártaro es un buen ejemplo. La ternera cruda se condimenta con un toque de aceite de oliva y jugo de limón, y a menudo se sirve cubierta con trufas.

Salchicha sujetador

No suelo ser un fanático de la carne cruda, pero esta salchicha de ternera cruda es deliciosa. Históricamente, se usaba carne de res en lugar de cerdo para acomodar a la población judía de Piamonte que no puede comer cerdo. Puede esperar que sepa más a tártaro que a salchicha, pero ese no fue el caso.


Sumérjase en vinos internacionales

Durante el tramo de Milwaukee de la gira, que se llevará a cabo el miércoles 20 de abril, los enólogos de casi 30 bodegas internacionales viajarán por todo el mundo para asistir a 13 cenas de vino que se llevan a cabo en algunos de los mejores restaurantes de Milwaukee y sus alrededores.

"Eventos de esta magnitud no ocurren a menudo en un mercado como Milwaukee", dice Dan Grenda, gerente de vinos de Capitol-Husting Co. y coordinador de la etapa de la gira en Milwaukee. "Muchos de estos enólogos nunca han estado en Milwaukee, por lo que estos eventos serán una experiencia verdaderamente única".

Cada restaurante participante ofrecerá una cena memorable de varios platos, que no solo presenta cocina preparada por expertos, sino también vinos combinados de la amplia cartera internacional de Quintessential & rsquos. En cada caso, un miembro de la familia enológica estará presente para charlar con los asistentes y hablar sobre sus vinos.


Comparte esta historia

Dos muertos en accidente de motocicleta en Fairview Heights

FAIRVIEW HEIGHTS, Ill. - Dos personas murieron el domingo por la noche en un accidente de motocicleta en Fairview Heights.

El accidente ocurrió alrededor de las 7:45 p.m. cerca de la intersección de Knob Hill y Union Hill Road.

Las familias temerosas se preocupan después de que la legislatura estatal suspenda la sesión sin tomar medidas sobre los pagos excesivos por la pandemia

S T. LOUIS - Miles de familias de Missouri están preocupadas por su futuro después de que la legislatura estatal suspendió la sesión sin aprobar una medida que les da a los ciudadanos un descanso de tener que reembolsar los fondos de la pandemia.

El gobernador Mike Parson primero quería que se devolviera el dinero que las familias desempleadas recibían en fondos federales y estatales. Se suavizó un poco con los fondos federales después de que un grupo bipartidista de demócratas y republicanos en la Cámara aprobó una legislación que da a los ciudadanos un respiro en el pago de los fondos federales.

Coche choca a través del techo, dueño de casa perdido y cama # 8217 por solo pies

EUREKA, Missouri - Una impactante llamada de atención para un propietario de Eureka cuando un automóvil se estrelló contra el techo de su casa durante la noche y aterrizó a solo unos metros de su cama.


Cocina piamontesa: 7 platos para probar en el norte de Italia

La broma entre los lugareños sobre la cocina piamontesa es "no se come en ningún lugar mejor del mundo, pero siempre se come lo mismo". Y es bastante preciso. Los menús rara vez se desvían de los tradicionales antipasti, primi y secondi que están arraigados en las múltiples facetas de la historia y la cultura de la región.

Trufas en Tajarin. Crédito de la foto: Valerie Quintanilla

Cocina piamontesa es rico y sabroso, a juego con sus vinos Nebbiolo potentes y ricos en taninos. Además de sus famosos vinos Barolo, Barbaresco y Barbera, la región también alberga la carne de res de renombre mundial, el movimiento Slow Food y la famosa trufa blanca Alba. Tartufo Bianco d’Alba.

Cocina piamontesa: 7 platos regionales

Antipasto

Bagna Cauda es un alimento básico de la región. Érase una vez este manjar romántico dio inicio a las comidas piamontesas. La fondue de anchoas y ajo a base de aceite de oliva se sirve a fuego abierto para mantenerla caliente durante toda la comida. En Piemontese bagna cauda significa "baño caliente".

Tradicionalmente, el plato ocupaba un lugar central en la mesa, flanqueado por comida y vino. Según Wine Pass Italy de Piedmont, los trabajadores de la cosecha comían abundantemente de los cuencos de terracota sumergiendo verduras cortadas en forma tosca en la salsa suave. Su riqueza y la variedad de verduras de temporada para mojar lo convierten en un plato popular de otoño a invierno. A los lugareños les gusta disfrutarlo con el tánico Dolcetto o un ácido y afrutado Barbera.

Celebre Bagna Cauda

Si realmente desea experimentar Bagna Cauda, ​​planifique un viaje a la región en noviembre para el evento de tres días que lo celebra. Para obtener más información sobre el día de Bagna Cauda, ​​visite BagnaCaudaDay.it.

Muchos occidentales arrugan la nariz ante la idea de carne cruda. No es tan difícil ver por qué. Significa carne cruda, que es exactamente lo que obtienes. En muchas partes del mundo, la carne cruda es un no-no debido a la calidad de la carne cruda. Pero, ese no es el caso con carne cruda en Piamonte.

Crédito de la foto: Valerie Quintanilla

El ganado local, llamado “Razza bovine piemontese” es conocido por su alto nivel de crianza, así como por su bajo contenido de colesterol. En la década de 1870, el ganado comenzó a mostrar una característica única de "doble musculatura" que dio como resultado una carne de res con masa muscular adicional y muy poca grasa. A pesar de la falta de marmoleado graso, esta carne magra permanece tierna y jugosa.

La carne cruda se sirve en rodajas finas como carpaccio de res o molida, mezclada con aceite de oliva, ajo fresco, jugo de limón y sal y pimienta. Las virutas de trufa blanca o negra lo convierten en un regalo muy especial. El plato popular se sirve como antipasto, el curso antes del primo y después del aperitivo. Disfrútalo con Dolcetto o Barbera.

Crédito de la foto: Valerie Quintanilla

Primo

Cada región de Italia tiene su propio tipo de pasta. En Piamonte uno de los más tradicionales es tajarin, una pasta larga y delgada en forma de cinta que es similar a tallarines. Tajarin es un color amarillo dorado de los ricos huevos de granja que se asemejan a un tono naranja. Se dice que una receta temprana requiere 30 yemas de huevo y más de dos libras (poco menos de un kilo) de harina.

La pasta se corta en hebras de 1/8 a 1/4 de pulgada de ancho. Se sirve tradicionalmente con un ragú a base de tomate y carne o con una mezcla de mantequilla y salvia, un clásico de la cocina piamontesa. A finales de otoño e invierno, la versión de mantequilla y salvia es perfecta con virutas frescas de trufa blanca de Alba.

Crédito de la foto: Valerie Quintanilla

La Trufa Blanca de Alba

La trufa blanca de Alba es un hongo subterráneo que se encuentra en la campiña piamontesa alrededor de Asti y Alba. Estos hongos fructifican en otoño y se muestran mejor en los meses más fríos del invierno. Estas delicias del bosque tienen aromas penetrantes y sabores fuertes y terrosos. Se afeitan sobre pasta, huevos fritos, risotto, hamburguesas, pizza y más. Las trufas blancas alcanzan los 3.600 dólares la libra. Hasta la fecha, la trufa blanca más cara pesaba 2 libras y se vendía por 330.000 dólares en una subasta.

Feria de la Trufa Blanca de Alba

Durante cinco fines de semana a partir de mediados de octubre, los amantes de la trufa de todo el mundo se acercan a Alba para degustar y comprar la preciada trufa blanca de Alba. Para obtener información sobre el evento de 2015, visite FieraDelTartufo.org.

Crédito de la foto: Valerie Quintanilla

Agnolotti es como un ravioli muy pequeño. Tradicionalmente se rellenaba con ternera pero hoy se puede encontrar plin con cerdo, ternera y conejo o verduras. En Piemontese plin literalmente significa "pellizcar" porque la pasta se pellizca durante el montaje. El relleno se coloca entre las capas de masa, luego se corta y se pellizca. Se sirve con un ragú a base de carne o mantequilla y salvia.

Crédito de la foto: Valerie Quintanilla

Segundo

5. Brasato al Barolo / Brasato al Barbaresco

This traditional main is another ode to the exquisite beef in the region. Veal is marinated overnight in Nebbiolo, be it Langhe Nebbiolo, Nebbiolo d’Alba, Barolo or Barbaresco. It’s then braised till tender in herbs and vegetables and served with Barolo, or Barbaresco.

Finanziera is a traditional dish that is slowly making a comeback around the region. It translates to, “food for great financiers” and is a great cold weather warmer. The stew consists of sweetbreads as well as less appealing ingredients, such as veal spinal cords, brains, bull testicles, chicken feet, and cockscombs (rooster crests).

The sauce was once made with Arneis, but today can be found with a Nebbiolo-base. Varied reports exist on the origin of the dish, but the consistent theme seems to be that it was peasant food utilizing less valuable animal parts.

Dolce

In addition to wine and the Alba white truffle, Piedmont is also home to an abundance of hazelnuts – it is the birthplace of Nutella! Torta di Nocciola is a traditional hazelnut cake made of the roasted nuts. The story goes that Italian nonne (grandmothers) prepared the sweet cake for their grandchildren. It was enjoyed so much that bakers started producing it. Enjoy with the regional sweet frizzante white wine of Moscato d’Asti.

Photo credit: Valerie Quintanilla

Piedmont cuisine offers a glimpse into the culture of the land with a focus on slow food and rich, savory ingredients. While the regional wines get most of the tourist attention the food is something that simply cannot be missed.


Trip Report Northern Italy, Piedmont

We landed in Munich, drove to Dolomites staying in val badia. Did Cinque torri open air museum hike and puez odle alotpiano in val gardina. Lucked out with some great weather but snow skirting sides of the roads, blown away by how pretty this area is. Ate at our hotel restaurants all three nights, as my wife was pretty tired (and not too pleased with me ) after second hike. Restaurant St Hubertous impressively demonstrated the Tyrol cuisine, the more casual restaurant was quite pleasant as well.
We then drove down beside lake garda stopped for a few photos, stopped and sampled some wine in Valpolicella (Fratelli vogadori was luckily open on a Sunday with an advanced phone call) and picked up a great bottle of Amarone. We stayed in a small town near our restaurant that night, Del Pascatore. Called Hotel Palazzo Quaranta. People were friendly, good breakfast, cute little village square. Del Pascatore was great, best meal of trip, lived up to expectations and then some. The tortelli with pumpkin will not be forgotten any time soon.
Next day we drove to Cremona, walked around the town, really pretty piazza. Then went to Pavia, had lunch in Antica Osteria del Previ. Was decent local food, nothing spectacular. Neither Pavia or Cremona felt overly touristy at all glad we stopped. Drove on to Piedmonte, we stayed in a really eccentric but beautiful bed and breakfast villa althea near Mango. We ate at Trattoria Coccinella, Osteria Veglio, Il centro (lots of truffle classics) for dinner, all recommendations from chowhound. For lunch L’aromatario, first taste of tajarin with truffles in Nieve after wine tasting, matteo morra which we just stumbled open after barolo tasting, was empty a bit upscale ,very good, more truffles. Had lunch at Piazza Duomo, heard mixed reviews but wanted to try a modern place with all our traditional meals, went a la carte to avoid disappointment. Really enjoyed the meal start to finish and would recommend. Interestingly truffles here were the cheapest of all restaurants contrary to what I’ve read elsewhere.

Visited Ca’ Del Baio, lovely wine and people Paolo Manzone, similar great people and wine, enoteca regionale del Barolo and Barbaresco worth a stop to sample at your own pace.

Last stop was Milan. Explored the city, went to Pasticceria Marchesi, luni panzerotti, had an apertivo at Ceresio 7, great vibe and spot grabbed some breakfast food at Peck. Did some shopping in zona solari, checked out corso como. Duomo rooftop. We ate dinner at Seta, very solid cooking, had too much wine to remember much more but was a good spot. Last night we went to Teatro Scala, wonderful opera.

We both really loved this holiday, best trip in a long time. Dolomites are spectacular, would love to go back skiing some day. The food of piedmonte blew me away, every meal was really solid, friendly people. Loved the cuisine of this region much more than Almafi or especially Tuscany. I typically prefer French food over Italian but Piedmonte/Del Pescatore may have me rethinking this. The aged Barolo/barberessco that we could afford particularly in the traditional restaurants vs back home in Canada was also unbelievable. My new favourite wine. Would go back to this region in a heartbeat.

Sorry a bit limited on details of meals, and thanks to everyone here who as posted so much valuable info about PIedmont


The Streets of San Francisco

It wasn't quite the A to Z of dining in San Francisco, but a recent trip there provided an opportunity to visit Acquerello and St. Vincent Tavern and Wine Merchant, two very different restaurant concepts.

I had wanted to dine at Acquerello since meeting Gianpaolo Paterlini in Piedmont in 2011, at a dinner with Luca and Elena Currado of Vietti. Paterlini is Acquerello's wine director and son of the founder, Giancarlo Paterlini. I knew from our conversation that this was a destination for Nebbiolo lovers in San Francisco.

Acquerello's high-beamed ceiling and airy interior belies its intimate feel. One almost expects a choir to burst forth in song from the balcony, yet Paterlini Sr. and his professional staff keep you engaged with flawless service as they deliver a series of amuses-bouches and then the 3-, 4-, 5-course prix fixe or the market tasting menu.

For my colleague Kim Marcus and me, the standouts were the chilled gazpacho of yellow squash, strawberries, green beans and pickled shallots the melt-in-your mouth Black Angus beef carpaccio, roasted garlic, asparagus, Grana Padano and egg yolk and smoked potato gnocchi with prosciutto, summer truffle, chive, and Parmigiano. The restaurant's signature dish, ridged pasta with creamy sauce of duck liver, black truffle and Marsala was another highlight.

Though Italian-inspired, Acquerello is more modern in its approach, with composed dishes and complex sauces. Perhaps the most difficult decision is choosing a wine from more than 1,800 the list offers. We settled on a Barbera d'Alba Superiore 2009 from G.D. Vajra and Sottimano's Barbaresco Cottà 2004. The Barbera shone with its juicy blackberry fruit, while the 10-year-old Barbaresco revealed more savory, complex flavors and fine intensity.

About a year old now, St. Vincent Tavern and Wine Merchant is the brainchild of David Lynch, a former wine director at Quince (San Francisco) and Babbo (New York). As the name suggests, it is both casual and offers wines at retail.

Better yet, if you are dining there, every one of the 100 wines offered for less than $100 is available by the half-bottle. This allowed me to enjoy an opulent Raccaro Friulano Collio Vigna del Rolat 2012 and a meaty, peppery Aglianico del Vulture 2006 from Basilisco.

St. Vincent's kitchen is tiny, but the food is robust and flavorful. The pea and fava bean soup gets lift and a textural counterpoint from slices of radish and pea shoots. A dish of bone marrow with grilled rustic bread and pickled onion was sinfully delicious, though the smoked chile relish was a little overpowering for the marrow and wine.

A huge ham chop proved succulent and tender, accompanied by collard greens with a light vinegar snap and blackberries whose vibrant acidity worked perfectly with the Aglianico.

Two memorable dining experiences, one refined and formal, the other casual and rustic, shows why San Francisco is such an exciting destination for food and wine.


A few potholes distract me from my lethargy as I drive along strada statale 9, the ancient Via Emilia, on my way to Rimini, a city in Emilia Romagna on the Adriatic Sea. Orchards line the side of the road while Lana Del Rey sings in the background. I look up from Google Maps and focus on the large writing in the traffic circle: Romagna mia (my Romagna). The proud quote of welcome coincides with Raul Casadei's 1954 hit song that here, land of balere (dance halls) and disco clubs, is still a legend. Mass tourism has dissolved to leave room for unexpected treasures and even a touch of melancholy.

Ponte Tiberio, Rimini (ph Giacomo Bretzel)

"A mess, confused, fearful, tender, with this great breath, this emptiness open to the sea." I think of how Rimini was portrayed by one of its most epic citizens, Federico Fellini, who was born here on January 20, 1920. Today the city pulsates. The municipal administration, led by the mayor Andrea Gnassi, and a major investment are revolutionizing it. In fact, the Parco del Mare has been redeveloped, its ten-mile seafront set to be Europe's largest pedestrian area dedicated to wellness. In addition to exercising stations, children's areas, and bike paths. a new contemporary art museum opened in the historic Arengo and Podestà palaces.

It all started on January 20, 2018, with the restoration of the Fulgor cinema in Palazzo Valloni, near the ancient fish market, where Fellini saw his first film Maciste all'Inferno (1925). Set designer and Oscar winner Dante Ferretti redid the interiors in "Hollywood-Romagnolo" style. In 2020 Rimini celebrated the centenary of the director's birth. He filmed Amarcord (1973), his autobiographical masterpiece, entirely in Rome's Cinecittà, which subjected him to the antipathy of the Rimanesi. The "reconciliation" plan included opening a museum dedicated to the director and an open-air thematic itinerary with CircAmarcord-Piazza d'Arti, a new urban space with visionary installations. The historic center is a treasure trove of Roman, medieval, and Renaissance archaeological masterpieces to explore on foot or bicycle. Past the Malatesta Temple, with its unfinished and perfect façade by Leon Battista Alberti, across the monumental Tiberius Bridge.

Cinema Fulgor (ph Giacomo Bretzel)

Pasticceria Vecchi has been a breakfast institution since 1850. Owner Michela, known as Michelina, is famous for her custard-filled bomboloni and the piada dei morti, a dessert prepared from the first Sunday in October to the first in December. I also taste the light wood-baked meringue filled with whipped cream that is served with hot chocolate in winter. "I've been doing this job for over 50 years," she explains behind a counter full of tarts made "without yeast, for goodness sake," and sweet ravioli filled with vignole, sour cherries.

Michelina from Pasticceria Vecchi (ph Giacomo Bretzel)

Less than a few hundred feet away stands the picturesque (and very enjoyable) Borgo San Giuliano, a story in the history of Rimini. The former working-class fishermen village on the northern bank of the Marecchia River was set to be demolished at the end of the 1970s for a residential neighborhood. Residents saved it in the form of a farewell dinner party, which subsequently sparked the desire to save the beautiful pastel houses decorated with Fellini-themed murals.

I take a seat at one of Nud e Crud's colorful tables for a piada with sardines and an addictive plate of tagliatelle al ragù. The restaurant is part of a group of five trattorias conceived and run by chef Giuliano Canzian with Sergio Gnassi, the mayor's brother. The concept is that of the "real kilometer." In other words: local excellence, not just local, and a lot of contamination.

The list includes the "pid-burger" (piadina with hamburger) and "pid-fish," a reference to Anglo-Saxon fish and chips, and fresh pasta. The team employs about a hundred sfogline (pasta makers), any of whom are young and don't have Italian origins – they learn the secrets from the azdore, the housewives of Romagna. "We try to renew ourselves with a bit of entrepreneurial creativity" and to the purists who turn up their noses they reply that "tradition rhymes with innovation."

Tagliatelle al ragù at Nud' e Crud' (ph Giacomo Bretzel)

The piada road tour continues. Half an hour later, I'm biting into a classic one at Dalla Lella: prosciutto crudo, squacquerone cheese, and rocket. I can smell the scent of dough made from flour, lard, water, and salt from 300 feet away. Serving it to me are Lella, spring a straw hat with flowers, and her daughter Marina, two local institutions, along with their three stores. They also serve cassoni (calzones made of piadina), including one made from wild herbs and one called il rosso with tomato and mozzarella.

Piadina by Dalla Lella (ph Giacomo Bretzel)

Among the alleys of the historic center is Abocar Due Cucine, a Michelin-starred, but democratic restaurant where vencer (two) means the cuisine of Camilla Corbelli from Romagna and that of Mariano Guardianelli of Argentinean of Italian origin, a couple in the kitchen and life. Il Lurido, Camilla's parents' historic trattoria once stood in this spot. She toured the world and worked at some notable restaurants including Celler de Can Roca in Girona and Mauro Uliassi's restaurant in Le Marche – both hold three Michelin stars.

The philosophy, however, is inspired by the bistronomy of Paris – affordable tasting menus, informal setting, high-level raw materials, and technique. In both the dining room and in the internal garden, Camilla offers unusual herbal teas, served at the end of the meal as an alternative to coffee. "After trial and error, my South American streak prevailed. I approached the sea, for example, by using local fish," explains Mariano. Dishes include pink shrimp with spinach and puffed amaranth and cappelletti with mantis shrimp meatballs and lemongrass.

Camilla Corbelli and Mariano Guardianelli of Abocar Due Cucine (ph Giacomo Bretzel9

On the seafront, apparently as simple as a fisherman's hut, is Rimini's historic and longtime starred restaurant: Guido 1946, the date of his year of birth. It used to be a kiosk that baked pizzas, spaghetti with clams and fritters. "It was a wooden shack without water or electricity built by my father Guido, with a tent sewn by my mother and me: when it was windy, it went boom-boom," recalls Tiziana, mother of chef Gianpaolo and sommelier Gianluca.

Today, the first wooden sign painted by her husband Flaviano Raschi is almost a piece of contemporary art. On the walls are sketches of the chef's dishes and the stylized silhouette of the skyscrapers on the waterfront. The classic dishes are still there, and the "Sepia and Squacquerone" is with the trip alone, a land-sea missile that melts in your mouth. Connoisseurs will enjoy the oyster tasting, with a surprise: the Fine de Bretagne but also the Pearl of the Delta, the oyster of the Po, bred in the Sacca di Scardovari, a large lagoon of the Delta, Unesco World Heritage Site.

Brothers Gianluca and Gianpaolo Raschi of Guido 1946 with their mother Tiziana (ph Giacomo Bretzel)

A little further on, monumental in grandeur and luxury, the Grand Hotel of Rimini is an iconic and surreal stop. Regular guests at the Dolce Vita restaurant include musician Vasco Rossi and his band, but everyone has passed through here, including Sharon Stone, who asked for spaghetti aglio, olio e pepperoncini (garlic, olive oil, and chili pepper) instead of lobster. The splendor is still that of 1908, renovated, and in the summer, dinner on the terrace is accompanied by a twelve-piece orchestra. It's no coincidence that the hotel was Fellini's forbidden dream: it inspired cult scenes from Amarcord and characters like Gradisca. The feeling of exclusivity remains the same.

A final touch of class with the designer bomboloni with icing sugar by Roberto Rinaldini, known locally as the "stylist of dessert," two stores in Rimini, two in Milan and Rome, as well as corner shops in the Rinascente department stores in Milan and Rome.


Ver el vídeo: N05 LEGADO DEL VINO Enólogos (Diciembre 2021).